• #CorrePorElDomund 2021


    ¡Inscríbete a la carrera por las misiones!
  • MEMORIA DE ACTIVIDADES 2020


    ¡Así fue 2020 en Obras Misionales Pontificias!
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

19/8/21

“La fórmula “ad gentes, ad extra, ad vitam”.

 


"Este era el tríptico que formaba la aureola del “misionero”. Creemos que está bien merecida la valoración positiva de quienes dejan su tierra, su cultura, su ambiente, sus familiares y amigos para anunciar el Evangelio en otros pueblos y culturas, con la disposición de hacerlo por toda la vida. Es importante. Pero, sinceramente, ¿no sería conveniente relativizar las tres referencias mencionadas? Aferrarse a ellas, ¿no supondría confundir lo secundario con lo esencial de la Misión-Evangelización?

 

“Ad gentes” (ir a los “gentiles”, aquellos que no han oído hablar de Jesucristo).  Hoy, el “ad gentes”, ha pasado a ser un “inter gentes”, ya que los “gentiles” están en todos los lugares de la tierra, en medio de nuestras familias y… en nuestra propia vida. (…)

 

“Ad extra” (salir fuera de las propias fronteras). ¡Todos experimentamos hasta qué extremos se ha modificado el mapamundi y se han reducido las distancias! Es verdad que dejar atrás la propia tierra y llegar a otros lugares del mundo, siempre constituye un especial desafío; es como una invitación a reeducar la mirada y a nacer de nuevo. Pero, la Misión no es cuestión de lugares sino de actitudes. Se puede dar el caso de gente que “sale” y, sin embargo, continúa viviendo de nostalgias, usos y costumbres propias de su lugar de origen.

 

“Ad vitan” (durante toda la vida). Si aceptamos el modelo de Iglesia-Pueblo de Dios, y creemos sinceramente que todo bautizado es discípulo-misionero, el “ad vitam” se aplica a todo cristiano. ¡Eso es para toda la vida! En cambio, los modos y lugares de ejercer la condición de “discípulos misioneros”, siempre será cuestión secundaria; dependerá de la decisión que cada persona tome, o de la organización y de los reglamentos que cada grupo adopte, una vez que tengan  la aprobación de quien corresponda en la Iglesia. ¿De qué sirve están inscritos “ad vitam” en una institución misionera, si lo que se vive es rutina continuada, sin inquietud, sin horizontes, sin nuevos impulsos?

 

 Extracto de:

“La figura y el pensamiento del Papa Francisco, una interpelación misionera”, de D. Fausto Franco y D. Antonio González-M, sacerdotes diocesanos del IEME, con motivo del 29 Simposio de Misionología en la Facultad de Teología de Burgos durante el mes de marzo de 2019, cuyo contexto era la Celebración del Mes Misionero Extraordinario, convocado por el Papa Francisco.

______________

Por cierto, esta reflexión no es ajena a la cuestión sobre las evangelización en redes sociales.