• CENTENARIOS 2022


    ¡Un año grande para OMP!
  • CAMPAMENTO INFANCIA MISIONERA


    ¡Abiertas las inscripciones para este verano!
  • GUÍA “COMPARTIR LA MISIÓN”


    Experiencias de voluntariado misionero para jóvenes
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

Nos visita este verano el misionero navarro Carlos Azcona


Hoy nos ha visitado el misionero navarro Carlos Azcona Goñi, recién llegado, hace unos días, de Aguarico, Ecuador.

Lo primero es un abrazo, lo segundo un café (que apetece a pesar del calor), y luego compartir vida y fe.

 

Carlos nos cuenta su misión en la selva y con una sonrisa nos va relatando lo agridulce de su enorme tarea. El principal problema que tienen es la desforestación de la zona y la contaminación, por culpa del petróleo, tanto de los terrenos como de los ríos y el agua potable, con lo que eso significa para el medio ambiente y sobre todo para las comunidades indígenas.

 

Nos narra con tristeza que, como suele ocurrir en territorios con grandes recursos naturales, la corrupción tapa todo tipo de responsabilidades y genera estructuras sociales que favorecen el enriquecimiento de los que más tienen y el empobrecimiento de los que apenas tienen nada.

 

Por ello, a pesar de su labor de evangelización, el compromiso social es grande: recuperación de la flora en los márgenes de los ríos, acceso a agua potable, concienciación y formación sobre derechos humanos para reclamar lo que les pertenece y denunciar los abusos, etc

 

El principal proyecto que tienen ahora entre manos es la creación de un vivero con el que ayudar a 35 familias, para que puedan trabajar una parcela de tierra cada una, además conseguir agua potable en doce comunidades de la zona, y la plantación de 30.000 árboles.

 

Además del compromiso de las comunidades para plantar los árboles y cuidar la tierra, quieren crear conciencia de todo esto en los colegios y hacerles partícipes también de este trabajo común.

 

Como ya hemos dicho, quieren fomentar también la formación en derechos humanos y para ello esperan poder impartir dentro de no mucho talleres de formación. Todo un reto con el colaboraremos desde la Delegación de Misiones.

Notas que han de caracterizar el modo cómo realizar la tarea misionera.


Estas son las notas de la “tarea misionera” que Lino Herrero Prieto nos propone en el libro del 29 Simposio de Misionología de la Facultad de Burgos en 2019: La interpelación misionera del Papa Francisco.

 

Aguante: El santo/el misionero no es un flojo; al contrario, ha de saberse cimentado en la roca de Dios, quien posibilita salir airoso de las tempestades.

 

Paciencia: El santo/el misionero no es un inestable; al contrario, ha de vivir los tiempos de Dios, evitando imponer a Dios y a los demás ritmos que nacen de la ansiedad.

 

Mansedumbre: El santo/el misionero no es un protagonista acaparador; al contrario, ha de ser consciente que pisar de puntillas deja una profunda huellas

 

Humildad: El santo/el misionero no es soberbio; al contrario, ha de aprender que para lograr ser humilde ha de aceptar la conveniencia de ser humillado.

 

Alegría: El santo/el misionero no es un amargado; al contrario, con talante positivo ha de aportar razones para vivir esperanzados.

 

Audacia: El santo/el misionero no es un apocado; al contrario, ha de implicarse en el servicio del Evangelio, consciente que se va a complicar la existencia.

 

Fervor: El santo/el misionero no es un funcionario; al contrario, urgido por la caridad de Cristo, ha de inflamar todo lo que se encuentra a su paso.

 

Contando con la comunidad: El santo/el misionero no es un francotirador; al contrario, sabe bien que el éxito de la empresa depende del apoyo de la comunidad cristiana.

 

Apoyado en la oración: El santo/el misionero no es un creído; al contrario, sabe que dónde está la fuente que aporta sentido a sus desvelos.

 

Listo para el combate: El santo/el misionero no es un ingenuo; al contrario, sabe que su lucha tiene tres frentes: el mundo, la carne y el demonio.

 

En estado de discernimiento: El santo/el misionero no es un superficial; al contrario, sabe que las apariencias engañan.

 

Cuidando los detalles: El santo/el misionero no se pierde en generalidades; al contrario, baja a la arena de la vida diaria sus convicciones.

 

Acostumbrado al sufrimiento: El santo/el misionero no es un iluso; al contrario, sabe bien que su vida y actividad han de llevar el sello de la cruz.

 

El Encuentro Misionero de Verano de 2022 celebrado en Javier congregó a 70 misioneros y familiares.

 


El pasado 21 de julio de 2022 se celebró en Javier el Encuentro Misionero de Verano a la sombra del castillo del Patrono de las Misiones, en el Año Santo Jubilar por el 400 Aniversario de la canonización de San Francisco Javier. En el que participaron cerca de 70 misioneros y familiares.

 

La mañana, como no podía ser de otra manera, comenzó con una oración, en comunión con todos los misioneros y misioneras del mundo, en concreto con los 530 misioneros navarros en activo, donde se hizo memoria de Alejandro Labaka e Inés Arango asesinados en la selva amazónica, cuyo aniversario coincidía con el encuentro. Tras la oración D. Oscar Azcona, Delegado de Misiones y Director de OMP en Navarra, presentó al equipo de animación misionera de la diócesis.

 

Acto seguido, D. Oscar Azcona presentó los centenarios de OMP que estamos celebrando con el título de: A hombros de gigantes. En el que se incluye el Centenario de la Canonización de San Francisco Javier, Patrono de las Misiones. Motivo por el que este año estamos celebrando el Jubileo de San Francisco Javier.

 

La mañana culminó con el testimonio de Ana Aguado, la última misionera laica que quedaba de Misión Diocesana. Este fue un momento emotivo y lleno de profundidad humana y espiritual. En el que Ana nos mostró las sombras y luces de la misión, pues los misioneros desarrollan muchas veces su labor evangelizadora y social en medio de circunstancias muy duras. No obstante, desde la fe, la relectura que se hace de todo lo vivido es gracia y don. Tras el testimonio, el Delegado de Misiones le entregó un homenaje, en nombres del Sr. Arzobispo, por sus años de entrega en Guatemala.

 

Antes de salir para celebrar la Eucaristía en el Castillo de Javier, se comunicó brevemente la buena experiencia vivida con el primer Encuentro misionero para niños a nivel nacional, organizado por OMP, y se propusieron algunas sugerencias sobre la revista Misiones Navarra.

 

La celebración de la misa estuvo presidida por D. Francisco Pérez, Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, que, durante la homilía, agradeció la labor y la entrega desinteresada de los misioneros y misioneras, siendo testigos de Jesús en todos los rincones del mundo. Así mismo bendijo las diferentes realidades de los misioneros: sacerdotes, religiosos, familias y laicos allí presentes.

 

Como ya es tradición, al terminar la misa hicimos “la fotografía del encuentro”, esta vez, a la sombra del castillo de Javier, para protegernos del generoso sol que hizo.

 

La comida fraterna, como siempre, fue celebración de vida, amistad y misión compartida. Donde la sobremesa nos dejó ser partícipes de pequeños tesoros venidos desde todos los rincones del mundo: Latinoamérica, China, Japón, África, India, México… todo un regalo que nos dejó con deseos encontrados, entre la gratitud por todo lo vivido y la pena por tener que despedirnos un año más. Eso sí, entre abrazos, besos, y un: ¡hasta el próximo encuentro!  


Momentos del Encuentro









Los mil y un territorios de misión a los que ayudan las Obras Misionales Pontificias


 

 OMPRESS-ROMA

En realidad son 1.117 territorios de misión, jóvenes iglesias, con pocos años de existencia o con graves necesidades y que constituyen más de un tercio de todas las diócesis del mundo. A ellas se destinan los fondos recaudados por las Obras Misionales Pontificias, tanto las del Domund, destinadas a la evangelización, como las de Infancia Misionera para los niños y San Pedro Apóstol para las vocaciones.

La última de estas diócesis, la 1.117, la creó el Papa Francisco el 25 de marzo de 2022. Se trata de la diócesis de Tshilomba, en el sureste de la República Democrática del Congo. Se erigió por división de la diócesis de Luiza. En estos casos de división suele haber un fuerte aumento del número de fieles católicos. De hecho, la nueva diócesis cuenta con nada menos que 792.000 católicos, más del 60% de la población que abarca. Tiene por tanto más fieles que la mayoría de las diócesis españolas, por poner un ejemplo. Aún así solo 76 sacerdotes, algunos de ellos misioneros, forman parte de la misma, por lo que el seminario será una prioridad.

Estos 1.117 territorios están bajo los cuidados del Dicasterio para la Evangelización que, hasta el pasado 5 de junio, se denominaba Congregación para la Evangelización de los Pueblos y antes, cuando se creó hace exactamente 400 años, Propaganda Fide. Esta efeméride y otras que se han celebrado este año 2022, se englobaron bajo el lema “A hombros de gigantes”. El Dicasterio ha sido y es la institución que ha impulsado las misiones católicas en todo el mundo. Para el sostenimiento de estos territorios y la concienciación de toda la Iglesia en la común tarea misionera de todo bautizado cuenta con las Obras Misionales Pontificias. Se trata de tener presentes, como pedía el Papa Francisco en la constitución apostólica Praedicate Evangelium que reformaba la Curia Romana, “las cuestiones fundamentales de la evangelización en el mundo”, además de “la institución, acompañamiento y apoyo de nuevas Iglesias particulares”.

Estas 1.117 archidiócesis, diócesis, vicariatos apostólicos y prefecturas apostólicas – estas denominaciones dependen del estado de desarrollo de las mismas – se encuentran esparcidas en 139 países de todos los continentes, menos Europa. En África hay 518, seguida de Asia con 481. En América hay 72, la mayor parte vicariatos apostólicos en la región de la cuenca del Amazonas. En Oceanía, hay un total de 46. Entre los países con más diócesis están la India con 132, Nigeria con 56 y la República Democrática del Congo con 48.

No son ni mucho menos homogéneas, puesto que hay archidiócesis muy grandes como Nairobi, en Kenia, con casi cuatro millones de católicos y más de 700 sacerdotes. Y otras, como Ajmer, en la India, en la zona occidental de Rajastán, que solo cuenta con 7.000 católicos, a pesar de que ambas diócesis fueron creadas por la misma época.

La finalidad de tantos desvelos pastorales y económicos es que lleguen a convertirse en diócesis de “derecho común”, dejando de depender del Dicasterio para la Evangelización. De manera que, por ejemplo, el nombramiento de obispos dependa del Dicasterio para los Obispos, y los seminarios, del Dicasterio del Clero. Es lo que ocurrió con las seis grandes diócesis del norte de Canadá en 2016 que, desde su creación fueron territorios de misión, en Alberta, Manitoba, Ontario, Yukón y en los territorios del noroeste.

Iñaqui, después de una experiencia de voluntariado, decide volver y quedarse como misionero


Hoy nos ha visitado Iñaqui Rey Bacaicoa, que marchó a Ecuador para vivir una experiencia de voluntariado misionero durante tres meses. Y ante nuestro saludo:

-         ¡Cuánto nos encanta volver a verte!...

Su respuesta ha sido:

-         Ya… pues no será por mucho tiempo pues me marcho. Me marcho para quedarme allí como misionero,  para siempre.

Y así comenzó nuestra conversación.

 

Iñaqui ha estado, durante tres meses, en una parroquia de Cojimíes de Manabí, en Ecuador. Y la tarea que se le encomendó, junto con un grupo de voluntarios, fue poner en marcha la Caritas parroquial. Cosa que se tomó muy en serio. Se nota, sobre todo, por la pasión y entusiasmo con la que nos habla de todo aquel proceso.

 

Según nos contó, ahora ese pequeño grupo ha crecido y está formado por 15 voluntarios, que se mueven según tres grandes objetivos. Por un lado hacer de Cojimies una sociedad más solidaria y más fraterna, por otro, detectar, coordinar, intervenir y acompañar situaciones de necesidad, ya sean individuales o colectivas, y por último, generar redes sociales para que toda la sociedad se comprometa en la mejora de las condiciones sociales de todos sus ciudadanos.

 

Durante estos días por Pamplona ha conseguido recaudar libros, coordinado con los Traperos de Emaús, para montar allá una pequeña biblioteca.

 

Según nos cuenta, además, la parroquia está preparada para acoger a jóvenes, y no tan jóvenes, para vivir una experiencia de voluntariado. Así que ahí queda la invitación.

 

Un fuerte abrazo Iñaqui!!!! Y suerte con todo!!!!