• Reza y ayuda a las Vocaciones


    22 de abril- Jornada Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Llamada, respuesta y Misión


    Presentación Jornada de Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Mensaje del Papa Vocaciones


    "Escuchar, discenir, vivir la llamada del Señor"
  • ¿Qué es Vocaciones Nativas?


    Una jornada de oración y ayuda a las vocaciones en los Territorios de Misión
  • ¿A quién ayuda Vocaciones Nativas?


    A 75.000 seminaristas y 6.500 novicios/as y 2000 formadores en los territorios de misión
  • ¿Cómo colaborar?


    Con un donativo o con una beca misionera para las Vocaciones de los Territorios de Misión
  • Oración Vocacional


    Recursos de oración para la oración diaria en colegios e institutos

18/9/14

Abriendo el alma con sencillez desde Japón


Nos ha visitado estos días nuestro misionero navarro José Antonio Izco Ilundáin,  y nos ha dejado un regalo… ¡un regalazo!: su libro, “Hasta el confín de la tierra”, que narra la historia de 50 años en Japón (1953-2003), por parte de 29 curas de 13 diócesis españolas, entre los que se encuentra él.

El inicio del prólogo es toda una declaración de intenciones: “Siempre quise ver escrito un relato histórico de la evangelización concreta que unos cuantos curas estábamos urdiendo en Japón. No porque esta nuestra evangelización fuese modélica ni tampoco porque fuese distinta de la de otros muchos grupos misioneros en este país. Entonces; ¿por qué? Quizás por creer o presentir que una comunicación así, abriendo el alma con sencillez a los (familiares, amigos, colegas…) que nos vieron venir a estos confines, podría no sólo responder a una curiosidad, sino también ayudar a comprender y a reencender la mecha alegre de la fe común que origina y sostiene la misión de aquí y de allá…

Y mi deseo de que, aún sin decirlo, estas páginas aticen el fuego de más de un cristiano, de más de un cura, de más de un amigo… hasta ceder a la sabrosa tentación de seguirle a Él y entregarse a su misión en cualquier confín de la tierra.”


Tus palabras, amigo José Antonio, han sido para esta Delegación, y estamos seguros que para muchos serán también como un soplo de viento fresco para las “brasas de nuestra fe”, reavivando el fuego del espíritu que nos hace misioneros a todos.