• "GUÍA COMPARTIR LA MISIÓN"


    Propuestas de voluntariado misionero
  • CAMPAMENTO MISIONERO 2020


    ¡Apúntate al campamento de Infancia Misionera!
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para jóvenes
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera con los niños
  • GESTO


    Revista misionera para los más pequeños

23/3/20

Misiones en tiempos de coronavirus


Como gran parte del país, a aquellos que trabajamos por las misiones -por nuestros misioneros y misioneras- nos toca vivir, como a casi toda la población, un encierro en casa forzado pero legítimo. Un retiro que, lejos de alejarnos de nuestras rutinas laborales y familiares, nos da la oportunidad de acercarnos a la raíz de todo lo que hacemos. Por supuesto, nos toca lidiar con nuevas rutinas en medio de un espacio para la convivencia que se reduce cuantos más miembros familiares conviven juntos, pero esto, más que una dificultad tediosa, es todo un reto. Que se lo digan a muchos sacerdotes que se han tenido que poner al día con las nuevas tecnologías para no desampararnos de sacramentos; a religiosos y religiosas que nos invitan a orar, a laicos que agudizan el ingenio para transmitir fe y esperanza desde el mundo digital, a padres y madres de familia que se esfuerzan para conjugar estudios, tareas, ocio, trabajo y oración compartida en familia.
También hemos podido observar, durante estos días, como surgen nuevos hábitos, como salir al balcón o a la ventana a las ocho de la tarde para valorar el trabajo de los sanitarios a través de aplausos. Por cierto, son los mismos que hace poco eran noticia por ser agredidos en sus puestos de trabajo. Creo, sinceramente, que la fragilidad nos humaniza y nos abre los ojos a lo que, de ordinario, se nos pasa inadvertido. La indefensión e incertidumbre nos hace caer en la cuenta de que nos necesitamos los unos a los otros, más de lo que somos capaces de admitir. ¿Será que la experiencia de la cruz humaniza por su propia inercia? ¿Será que necesitamos sabernos esclavos para abrirnos a la oferta de libertad que surge del compromiso que brota del amor, del amor en mayúsculas? ¿Será que, como una semilla aprisionada por la tierra que la rodea, hasta que no decidimos dejar morir las inercias que no nos aportan vida, no empezamos a morir a la vida… morir a la VIDA? Supongo que es inevitable utilizar lenguaje cuaresmal.
Dicho lo anterior, merece la pena levantar la vista un poco más allá de nuestra experiencia personal: más allá de nuestras ventanas y balcones, mucho más allá del piso de enfrente con los vecinos de enfrente, más allá del cielo que podemos divisar -con nostalgia de calle- mientras la brisa nos acaricia el rostro… mucho más allá. 
Allá donde la indefensión es mucho más que estar confinados. Donde las madres ven morir a sus hijos por falta de comida o de una aspirina, donde los niños trabajan 16 horas diarias en talleres oscuros o en minas miserables, allá donde las pateras yacen en un fondo azul de sueños muertos, allá donde las fronteras hieren más por la falta de humanidad del otro lado que por las concertinas… allá.
Allá donde hombres y mujeres de Dios dan su vida día a día de manera incondicional, héroes anónimos por los que nadie aplaudirá en los balcones a las ocho de la tarde. Allá donde nuestros misioneros y misioneras hacen milagros con nuestras aportaciones: colegios donde se siembran futuros, hospitales donde se curan heridas con humanidad desbordada y pocos medios, pozos para saciar sed de agua y de vida, asociaciones para defender derechos humanos sobre los que recaen demasiados intereses, templos y capillas para encarnar a un Dios amor donde la indiferencia brilla por su ausencia…
Allá donde siguen esperando que no nos olvidemos de ellos, ni de aquellos a quienes tienen a su cargo, por vivir una situación de fragilidad. Situación vital que nos puede hacer más fuertes al entender que nos necesitamos los unos a los otros, sobre todo en momentos de adversidad.
Lo que nos hace verdaderamente humanos no es sobrevivir, sino el amor en su sentido más amplio y profundo… y concreto.
Además, es en tiempos de fragilidad donde se sabe, o debería descubrirse, que el momento de hacer las cosas es ahora. No ayer que ya pasó, o para un mañana que no nos pertenece, sino ahora. Ahora es el tiempo. Por ello si tienes que decirle a alguien que lo quieres, díselo de todas las formas posibles. Si tienes que pedir perdón a alguien hazlo, o perdona tú. Si tienes que ayudar a alguien ahora es el momento, ahora. Si quieres transformar el mundo y cambiar las cosas a mejor, al estilo de Jesús de Nazaret, como hacen nuestros misioneros y misioneras día a día, ve más allá de tu confinamiento con tu aportación… ¡Ahora!

Colabora

OMP - Misioneros españoles
ES03 2100 9485 8521 0002 8784
Delegación de Misiones – Proyectos misioneros navarros
ES79 2100 3693 2321 0274 8740

24/2/20

¿Cómo decirte que eres vida para todas nuestras campañas?




¿Cómo decirte que eres vida para todas nuestras campañas? ¿Cómo hacerte entender que con un donativo que hagas rompes muros de indiferencia? Que si ti nuestro trabajo no sería lo mismo.

Mientras tanto sigue formando parte del sudor de los misioneros, de su soledad habitada, de su sonrisa amplia que dibuja horizontes, de sus manos cansadas hacedoras de milagros, de su fe templada a golpes de luz y sombra.

Sigue aportando la humanidad que late en cada proyecto que realizan con tu aportación pequeña: como grano de mostaza, como levadura y sal que sala.

No te rindas.
No claudiques.
No desesperes jamás.

No permitas que te roben la esperanza de un mundo mejor, por anchas y grandes que sean las estructuras de poder y de intereses.

Desvístete de dudas al saber de cada misionero y misionera. Se como nosotros: voz y eco de cada herida, que se hace surco para la semilla de Dios en cada hombre y mujer, y niño… y de cualquier rincón del planeta que se abre a la donación de vida y fe que brota de cada aportación.

Mira de frente, como aquellos que saben que todo puede cambiar, sin excepciones. Atiende a los ojos de todo el que se cruce en tu camino para que escuchen calladamente la salmodia de los hombres y mujeres de Dios. Formas parte ella, así que escucha tú también.

Lo sabes…

Lo sabemos…

Si somos más justos, el mundo será más justo.
Si somos más humanos el mundo será más humano.
Si somos más solidarios el mundo lo será.
Todo será más bondadoso si lo somos.

Habrá más fe en Dios y en la humanidad si no nos rendimos y, como árboles con raíces al viento, somos fruto en lo profundo y alma encarnada en cada aportación.

6/2/20

Campamento de OMP de Infancia Misionera en Javier, Navarra

OMPRESS-JAVIER (4-02-20)

Campamento Misionero
Por primera vez las Obra Pontificia de la Infancia Misionera organiza un campamento misionero a nivel nacional. Será del sábado 27 de junio al sábado 4 de julio, para niños y niñas de 3º a 6º de primaria de toda España. El lugar no podía ser otro que el pueblo donde nació el patrono de las misiones, Javier, Navarra. En las instalaciones del Centro Diocesano Misionero de la localidad estarán literalmente a un tiro de piedra del castillo donde vivió su infancia el joven Francisco para convertir en San Francisco “de Javier”.

Como explican desde Infancia Misionera, este campamento es la ocasión perfecta para aprender las cualidades y virtudes de los misioneros: la entrega, la amistad, el amor, la alegría, el salir de uno mismo y vivir para los demás… Una semana para aprender a ser pequeños misioneros a través de juegos, excursiones a lugares mágicos, conociendo a misioneros de verdad y muchas cosas más.

Las Obras Misionales Pontificias organizan la actividad, por lo que los valores católicos y misioneros están asegurados, así como la universalidad de una entidad que centra sus desvelos en ayudar a los 1.115 territorios de misión de todo el mundo y a los verdaderos protagonistas de la labor que en ellos se realiza: los misioneros, las religiosas y religiosos, los sacerdotes y los catequistas. De ellos cientos de escuelas, dispensarios y casas de acogida.

Los monitores de dicha actividad son titulados en tiempo libre, salud y actividades con menores y poseen una amplia experiencia. Además, muchos de ellos han vivido experiencias de misión en África, América o Asia y conocen de primera mano a esos protagonistas y la misión que llevan adelante.

El precio del campamento es de 180 euros por niño, aunque existe un descuento de 30 euros, en el caso de hermanos. Incluye alojamiento, comida saludable recién hecha por nuestros cocineros, seguro de actividades, entrada a la piscina, visita al Castillo de Javier y regalo sorpresa por participar. El precio no incluye el traslado hasta el campamento. Para gestionar el viaje, conviene contactar con la Delegación de Misiones de la propia diócesis.

Para inscribirse, hay que dirigirse a la Delegación de Misiones correspondiente, donde informarán sobre los documentos necesarios como la ficha de inscripción, ficha médica, reglamento de datos e imágenes y justificante de pago. La Delegación de Misiones se encargará de hacer llegar esta documentación a los organizadores del campamento misionero. El plazo de inscripción termina el 29 de mayo y las plazas son limitadas y asignadas por riguroso orden de inscripción.



19/12/19

¡Feliz Navidad!




Feliz Navidad…
Porque recorréis, día a día, los desiertos
de los corazones de una humanidad perdida
entre heridas y anhelos robados,
y sembráis en ella el germen que da sentido y calor,
valor y esperanza…
a Dios mismo hecho hombre.

Feliz Navidad…
Porque vuestras vidas no nos permiten indolencia alguna, 
y hacéis que lleguen a nuestros oídos
embotados, de tantos ruidos,
los silencios que son gritos que claman…
a Dios mismo hecho hombre.

Feliz Navidad…
Porque habéis asumido, sin pretenderlo,
nuestro buenos deseos
y los encarnáis en obras sencillas
hacedoras de milagros,
porque mantenéis la esperanza en la humanidad
al entregar vuestras vidas de por vida,
y os mancháis en el barro con el que Dios
moldea en cada persona…
a Dios mismo hecho hombre.

Feliz Navidad…
Misioneros y misioneras que alumbráis
como la estrella de Belén,
a tantos pesebres en la noche
de los hombres y mujeres
que son conscientes de su pobreza y ruindad,
acaso ¿algo bueno puede venir de Nazaret?,
y les respondéis…
a Dios mismo hecho hombre.

Feliz Navidad…
Porque , como el ángel a los pastores,
un año más nos diréis: id y ved, en mitad de vuestra noche 
de seguridades falsas que os mantienen a la intemperie, 
a aquel que da sentido a todo…
a Dios mismo hecho hombre.

4/12/19

Fiesta de San Francisco Javier, Patrono de las Misiones, 2019




El día despertó bajo un cielo azul intenso y un “fresquito”, como dicen los navarros, de dos grados. Mientras esperábamos el minibús algunos buscamos un café y vivimos una anécdota que empezó a dibujar como sería el día. Un señor mayor, al resguardo del calor de un bar del casco viejo, antes de salir a la calle dio media vuelta y dijo en voz alta a los allí presentes: ¿sabéis que hoy es la fiesta de San Francisco Javier? ¡Viva San Francisco Javier! ¡Vivan las misiones! La gente sonrió entre algún tímido ¡viva! Le di un abrazo con la mirada y brindé por un día que ya empezó como debía: ¡Vivan los misioneros amigo! ¡Vivan!

Al llegar a Javier nos recibieron los hermanos Jesuitas -lo de hermanos no es institucional, es literal- y se preparó todo con el cariño de siempre.

La Eucaristía la presidió Mons. Francisco Pérez y nuestro obispo auxiliar D. Juan Antonio Aznárez; junto a ellos el obispo de Punto Fijo, Venezuela, D. Carlos Alfredo Cabezas, el Abad de Leyre, el Delegado de Misiones y OMP en Navarra, los rectores de los seminarios Redemptoris Mater y el Seminario Conciliar San Miguel, el superior de los Jesuitas y un buen número de sacerdotes misioneros.

Durante la homilía, D. Francisco nos encomendó a María, Reina de las Misiones, para que “nos ayude a vivir la experiencia cristiana como un regalo para todos los que tendrán relación con nosotros. Y nos invitó a “hacer un canto de alabanza y agradecimiento a los que, por amor a Dios y al género humano, se entregan de por vida a ser misioneros”. Acto seguido se impuso la cruz del envío misionero a 21 hombres y mujeres que ejercerán labores misioneras durante próximo curso. También se entregaron los Homenajes misioneros 2019. Este año se han entregado a los misioneros que nos están ayudando a la animación misionera en la diócesis –sobre todo durante el Mes Misionero Extraordinario- , a las Misioneras de Cristo Jesús por el 75 aniversario de su fundación, y al Grupo Misionero Xabier  que cumple 20 años de su creación. Pero el homenaje más sentido fue hacer memoria de nuestro querido Marcelino Laurenz, fallecido recientemente.

Tras la Eucaristía, asistimos al concierto que ofrece el Gobierno de Navarra en el día del Patrono de Navarra. Este año contamos con la increíble interpretación de la Agrupación Coral de Cámara de Pamplona.

Los veteranos en la participación de este día no fueron muy originales al describir lo vivido, y nos dijeron lo de siempre: ¡Esto es increíble!; para los nuevos, como nuestra misionera Anette Simón…  bueno, no encontró palabras, así que lo dijo todo con una mirada emocionada y un abrazo que nos inundó de emociones misioneras. 

Que somos una gran familia no es un tópico, es la única forma veraz de definir a todos los que formamos parte de las Delegaciones de Misiones y OMPs. Por cierto, no lo hemos dicho aún, pero estuvisteis todos con nosotros… ¿no lo sentisteis?

Momentos del día

Momento del envío misionero

Imposición de las cruces

Homenajeados 2019


8/11/19

Concurso de Infancia Misionera: “¡Dales voz! Crea tu podcast”



Con motivo de la Jornada de Infancia Misionera del próximo enero, las Obras Misionales Pontificias lanzan el concurso: “¡Dales voz! Crea tu podcast”. Se trata del séptimo concurso dirigido a los más pequeños y, en esta edición, se les invita una vez más a ponerse en modo misionero-reportero para que preparar un PODCAST sobre la huida de Jesús y la realidad actual de las migraciones.
Y es que la Jornada de enero de 2020 tiene como lema: “Con Jesús a Egipto: ¡En marcha!”. De la mano de Jesús, y su huida a Egipto, nos acercaremos a la realidad de las migraciones forzosas. Para participar sólo hay que tener entre 6 y 12 años y estar dispuesto a ser la voz de tantos que lo pasan mal… El programa que gane se escuchará por la radio y se podrán ganar tablets y auriculares bluetooth.
En esta Jornada de Infancia Misionera se dará un paso más en el proyecto “con Jesús Niño a la Misión”, que busca acercar a los niños a Jesús, que también fue niño como ellos, nació en Belén, huyó a Egipto, vivió en Nazaret y acompañó a sus padres a visitar Jerusalén. El año pasado se dio el primer paso de este recorrido, “Con Jesús a Belén: ¡Qué buena noticia!”. Este año, “Con Jesús a Egipto ¡en marcha!”, Infancia Misionera se acercará a Jesús, que tuvo que abandonar su tierra y huir hacia Egipto adentrándose en una etapa muy difícil pero algo desconocida.
¿De quién huía? ¿Cómo vivió Jesús esa difícil experiencia? ¡Aquí hay mucho que conocer! ¡Y mucho que contar! ¡En marcha! De aquí surge la propuesta del concurso de manera que los niños puedan trabajar el lema de la jornada y, bajo el formato podcast (programa de radio), los participantes demuestren sus dotes ante el micrófono y den voz como reporteros a una situación crucial hoy en día: la migración y los desplazamientos forzosos. Serán así misioneros, acercando esta realidad a los oyentes y prestando su voz a tantos hermanos que, como Jesús, hoy están viviendo esta situación.
En el concurso: “¡Dales voz! Crea tu podcast” habrá dos categorías. La primera para las niñas y niños de 1º a 3º de primaria, que podrán crear un podcast de 3 a 5 minutos de duración. La segunda para los de 4º a 6º de primaria, cuyo podcast deberá ser más extenso, de 5 a 10 minutos de duración. Cada grupo participante deberá estar representado por un responsable mayor de edad –profesor, catequista o padres– que presentará el trabajo de los niños de su escuela, parroquia o familia.
El contenido del podcast es claro: un breve programa de radio de audio en el que cuenten con creatividad la situación migratoria de la actualidad a la luz de la experiencia de migración de Jesús y su familia en la huída a Egipto. Entrevistas, música, testimonios, datos… Se valorará la calidad de aquellos trabajos que, a través de la combinación de secciones comuniquen de manera efectiva y creativa que Jesús nos llama a ponernos “en marcha” para ayudar a quien lo está pasando mal y enfocar nuestra mirada hacia quienes han tenido que migrar. No hay requisitos obligatorios en cuanto a secciones o tipo de contenido.
Los podcast podrán enviarse a la delegación de misiones de la propia diócesis, desde el 25 de octubre hasta el 26 de enero de 2020. El jurado diocesano elegirá dos podcast ganadores por cada categoría que pasarán, como finalistas, a la fase nacional. Las delegaciones diocesanas de misiones enviarán dichos trabajos finalistas a la Dirección Nacional de las Obras Misionales Pontificias, donde un jurado elegirá a los ganadores.