• Mensaje del Papa para la Cuaresma


    La Palabra es un don. El otro es un don
  • JÓVENES Y MISIÓN


    Joven, la misión te necesita
  • ENCUENTRO MISIONERO DE JÓVENES 2017


    21-23 de abril en Escorial, Madrid
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de experiencias misioneras de verano para jóvenes
  • Curso de Verano de Misionología


    Para la formación misionera de agentes de pastoral
  • ¿CÓMO COLABORAR CON OMP?


    Durante todo el año puedes colaborar con Obras Misionales Pontificias

9/12/11

Distinguido, con el Premio Cofares 2011, un misionero navarro

El padre Gregorio Alegría Armendáriz, misionero navarro, fue distinguido este pasado mes de diciembre de 2011, en Madrid, con el premio Cofares, de la fundación Cofares, en reconocimiento a su labor en la República Dominicana, especialmente en Los Minas y zonas aledañas.
El padre Alegría, como se le llama comúnmente en la Zona Oriental de la provincia de Santo Domingo, lleva más de tres décadas de servicio constante a las comunidades de esta demarcación, quienes le conocen por sus diferentes obras dirigidas a superar la pobreza e ir en auxilio de los más necesitados.
Alegría nació en Artazu, Navarra, el 25 de abril de 1941. Se ordenó de sacerdote en 1968, en Salamanca. Trabajó en Madrid, Pamplona y Baracaldo. Es misionero en Los Minas desde 1978, a donde fue como misionero con el padre Martín Tirapus. Es miembro de la Congregación de la Misión (Congregatio Missionis, CM), una sociedad de vida apostólica fundada por San Vicente de Paúl en 1625 para la evangelización de los pobres y la formación del clero.
Entre las obras más destacadas que ha impulsado este misionero navarro se encuentra la Residencia Bethania para ancianos desprotegidos, el Centro Médico Auxilio Mutuo, una escuela infantil para 2500 alumnos, un comedor social que distribuye 264000 raciones al año, una escuela de formación técnica y profesional, un dispensario médico, programas de apadrinamiento de comidas y útiles escolares, programa de alfabetización de adultos, entre otros.
Además, en enero de 2010, el Ayuntamiento de Santo Domingo lo declaró como Hijo Adoptivo del Municipio.
Desde esta tierra de San Francisco Javier, nos sentimos orgullosos de contar con estos “héroes anónimos” que hacen de la vida de los más necesitados su propia vida. Que además son tan profundamente felices… hacen falta más como ellos.