• #CorrePorElDomund 2021


    ¡Inscríbete a la carrera por las misiones!
  • MEMORIA DE ACTIVIDADES 2020


    ¡Así fue 2020 en Obras Misionales Pontificias!
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

13/9/21

De la palabra a la Palabra


“Las palabras son una de las herramientas más poderosas del ser humano. Con ellas expresamos mucho de lo que llevamos dentro. Nos sirven para lanzar puentes hasta el otro. Con ellas hablamos de amor, de tristeza, de esperanzas… Compartimos conocimientos, hacemos planes, discutimos, llamamos a Dios, clamamos por todo aquello que nos defrauda. Las palabras ayudan a encontrar su voz a los filósofos, a los sabios, o a los poetas.

 

Las palabras dejan  huellas huella. Nos hacen subir al cielo o caer a simas de desasosiego. Sanan y hieren, levantan y derriban.

 

Es verdad que vivimos en un mundo donde demasiadas veces las palabras son ruido. Se adulteran, se abusa de ellas y en ocasiones se pervierten para hacer que deformen la realidad. Hace falta respetarlas. Respetar las palabras porque, al fin y al cabo, tienen la capacidad de ser eco de la Palabra que le da sentido.” (Cuando llegas. José Mª Rodríguez Olaizola. Ed. Mensajero).

 

Tenemos entre manos una tarea ineludible: ser testigos “de palabra” y de obra de un mensaje con más de dos mil años de actualidad. Y para ello tenemos una herramienta muy poderosa: la palabra. Una palabra que debería ser reflejo de la Palabra. Por tanto, no somos más que mediadores y nuestra tarea debería consistir en crear caminos que lleven a vivir la experiencia de la Palabra viva. Palabra que puede saciar tanta sed de existencia y plenitud. Palabra que puede transformar nuestras vidas y dotarlas de sentido. Porque al hacer una relectura de nuestras vidas, desde esa Palabra, descubrimos que nuestra historia personal y comunitaria es Historia de Salvación con todo lo que en ellas hay. Con todo. Ninguna herida, dolor, fracaso, esperanza, anhelo, conquista, cruz… queda fuera de esa historia de redención.

 

Pero la palabra humana es ambivalente y debemos ejercer la tarea de comunicar la fe y la vida con la responsabilidad del artesano, que se toma su tiempo para crear una obra que refleje belleza y ganas de poseerla.

 

Por ello, puede que nuestra tarea de evangelización en Redes nos exija ser “artesanos de palabras” para que, al igual que los misioneros, sembremos la Palabra en medio de lo cotidiano a través del testimonio. Corren tiempos donde no solo debemos ser eco de quienes son testigos veraces: los misioneros y misioneras, sino que debemos asumir una vocación que nos viene dada por el bautismo. ¡Seamos sencillos y dóciles al Espíritu, para ser audaces a la hora de crear palabras que lleven a la Palabra!