• #CorrePorElDomund 2021


    ¡Inscríbete a la carrera por las misiones!
  • MEMORIA DE ACTIVIDADES 2020


    ¡Así fue 2020 en Obras Misionales Pontificias!
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

30/7/21

Encuentro misionero de verano 2021

 


Ayer se celebró en el Seminario Conciliar de San Miguel de Pamplona el Encuentro Misionero de verano. Este encuentro se celebra tradicionalmente en Javier pero dadas las circunstancias de pandemia, y para favorecer el traslado y la convocatoria de los misioneros, este año lo hemos celebrado en Pamplona.

 

Como todos los años fue un momento de fe celebrada y de vida compartida, en la que se dieron cita 23 misioneros, varios voluntarios y la Delegación de Misiones y OMP en Navarra.

 

El encuentro comenzó con la celebración de la Misa misionera presidida por D. Juan Antonio Aznárez, obispo auxiliar de Pamplona y Tudela, y concelebrada por D. Oscar Azcona Muneta, Delegado de Misiones y Director de OMP en Navarra, y el rector del seminario D. Miguel Larrambebere junto a varios misioneros.

 

La inicio de la celebración, D. Oscar Azcona agradeció la labor de los misioneros navarros que son expresión viva de Dios, desde la sencillez que caracteriza a todo misionero.

 

D. Juan Antonio Aznárez, durante la homilía, habló a los misioneros sobre el amor de Dios: su fidelidad, incondicionalidad y redención que solo puede quebrantarse por nuestro pecado. Aun así, la Historia de la Salvación refleja claramente cómo el amor de Dios es fiel. Una fidelidad y entrega que se constata con rotundidad en la entrega que hizo Dios de su hijo en la cruz: máxima expresión de la entrega incondicional de Dios a la humanidad. La celebración fue también un momento de comunión con los misioneros españoles, especialmente con los navarros, y con todos aquellos misioneros y misioneras que han pasado a formar parte del Reino de Dios durante este curso.

 

Como no podía ser de otra manera la eucaristía dio paso a un encuentro fraterno donde compartir la alegría de sabernos familia, no sin antes hacernos la fotografía de grupo.

Es hermoso celebrar la fe y la amistad, la misión y la familia… la alegría de pertenecer a un Dios padre que nos hermana entre nosotros y entre los más empobrecidos en todos los rincones del mundo. Esa otra parte de la familia que necesita las manos de Dios a través de las nuestras, aunque, en muchas ocasiones somos nosotros los evangelizados por ellos.

Ente despedidas y abrazos, con mascarillas en el rostro, las sonrisas de agradecimiento traspasaban con facilidad el pequeño trozo de tela en la cara.

 

¡Saben a tan poco estos encuentros!… que te quedas siempre con ganas de más, y mientras lo piensas miras inconscientemente el reloj diciendo sin decir: ya queda menos para el siguiente.  

 

Recoger, limpiar, agradecer al seminario su acogida… y marchar con el corazón un poco más ancho para seguir con la tarea cotidiana, entre un padre nuestro y un ave maría, canturreando aquello de: “somos misioneros, tenemos una misión…”.


Celebración de la Misia Misionera



Momentos del Encuentro