• CADENA DE BONDADES


    Escucha el rap del Mes Misionero Extraordinario
  • MES MISIONERO EXTRAORDINARIO


    Octubre 2019: "Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo"
  • "GUÍA COMPARTIR LA MISIÓN"


    Propuestas de voluntariado misionero
  • AYUDA A LAS MISIONES


    Colabora con los misioneros españoles

24/12/18

Carta abierta de Navidad para nuestros misioneros y misioneras.


Maite Oiartzun Baraibar
Misionera Navarra en África
Los Evangelios son un mapa del corazón humano, en ellos encontramos un reflejo de las luchas, los fracasos, las esperanzas, las conquistas, las incoherencias y la respuesta al amor que todos estamos buscando; y, al mismo tiempo, es un mapa del corazón de Dios… pero aquí viene lo más increíble: si doblas ambos mapas y los pones uno encima del otro descubrirás que es el mismo.

Desde la fe, cuando haces una re-lectura de tu vida, descubres que tu historia personal es Historia de Salvación, con todo lo que en ella hay… “con todo lo que en ella hay”. Ninguna herida, ningún fracaso, ni una sola de tus sombras están fuera de esta verdad reveladora. Del mismo modo que, como sucede en un cuadro, la luz tiene más relieve y belleza en medio de la oscuridad, así ocurre con nosotros. No obstante, siguiendo con el ejemplo del cuadro, hace falta tomar cierta distancia de la obra para dejar de percibir los destalles y poder verla en su conjunto. La oración nos sitúa a esta distancia de nuestra vida para percibir mejor el conjunto.

Hablando de distancias y percepción, hay otra experiencia reveladora que nos ayuda a percibir el milagro de nuestra historia personal: el sufrimiento (no podemos dejar de pensar que durante el año algunos de nuestros misioneros y misioneras viven situaciones muy duras).

Jesús de Nazaret es el mejor ejemplo de este paradigma. Cada golpe que la vida nos propina se asemeja al golpe que da el escultor, con la gavia, sobre la talla de madera. Si tomamos suficiente distancia de nosotros y nos vemos desde la mirada del escultor percibimos la obra que está haciendo en nosotros y cómo poco a poco nos va tallando a golpes de luz y sombras. Solo entonces entendemos que es necesario que la vida desprenda de nosotros aquello que no forma parte de nuestra obra maestra; porque somos eso: una obra maestra en manos del maestro. Puede que el sufrimiento sea la manera que tiene Dios de alzar la voz en un mundo de sordos, o de ensordecidos con tantos ruidos.

Este es el mensaje que debe traducirse a todos los idiomas, en todos los contextos, sobre todo en el digital, por su capacidad de desbordamiento: “nuestra historia personal es Historia de Salvación con todo lo que en ella hay…. con todo lo que en ella hay”.

Este es el fundamento de la Misión, que es nuestra Misión, que es la Misión de la Iglesia. Este es el mensaje del que estamos llamados a ser testigos.  Pero no por un acto de voluntad, de buena voluntad, ni siquiera como consecuencia de un compromiso incondicional; ni mucho menos como consecuencia de un “trueque religioso”: nosotros hacemos por Dios y Dios por nosotros. Nuestro testimonio es la respuesta irremediable de quien ha sido amado, perdonado, redimido… por Dios. Por tanto, ante la pregunta: ¿por qué te has vuelto un “loco de Dios”? la única respuesta posible es: “porque irremediablemente no puedo hacer otra cosa”. ¿Cómo voy a juzgar a nadie con lo que se me ha perdonado? ¿Cómo no voy a compartir con todo lo que la vida me ha dado sin merecerlo? ¿Cómo no voy a reconocer al prójimo como hermano cuando Dios se me ha revelado como Padre… que ama como una madre? Puede que a esta experiencia se refiera el apóstol cuando nos recuerda que “por nuestras obras nos reconocerán”. Podríamos atrevernos a decir que son nuestras obras las que evidencian el paso de Dios por nuestra vida; y esto es fruto de la acción del Espíritu en nosotros, que cuenta con nuestra voluntad, pero no como punto de partida si no como respuesta irremediable.

La  vida de cada misionero o misionera es un salmo que canta, en medio de lo cotidiano, esta Historia de Salvación, esta manera inconcebible de amar de Dios que se hace grande en lo pequeño y sabiduría en la necedad humana. Los misioneros y misioneras dan vida a las parábolas de Dios y muestran que éstas, lejos de ser simples “mensajes”, son palabra encarnada.

Cada misionero y misionera, con sus vidas, recrean, día a día, aquella noche en Belén, donde Dios decide encarnarse en medio de la debilidad humana, como hace hoy de nuevo. Sus labores, en tierras de misión, evidencian ese amor tan pequeño, como un grano de mostaza, que llega a ser un gran árbol dónde todos están llamados a encontrar cobijo, como así es nuestra Santa Madre Iglesia. Iglesia que, como cada uno de nosotros, vive en carne propia su historia como Historia de Salvación… “con todo lo que en ella hay”.

Cada misionero y misionera constituyen un compromiso ineludible con la vida en todo su conjunto: con cada hombre, mujer y niño; con toda la naturaleza y sus criaturas, haciendo de la Creación un himno de amor que estamos llamados a cantar al unísono.


¡Feliz Navidad!  ¡Feliz encarnación del amor de Dios!

¡Paz y bien a los hombres y mujeres de buena voluntad!