• Mensaje del Papa para la Cuaresma


    La Palabra es un don. El otro es un don
  • JÓVENES Y MISIÓN


    Joven, la misión te necesita
  • ENCUENTRO MISIONERO DE JÓVENES 2017


    21-23 de abril en Escorial, Madrid
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de experiencias misioneras de verano para jóvenes
  • Curso de Verano de Misionología


    Para la formación misionera de agentes de pastoral
  • ¿CÓMO COLABORAR CON OMP?


    Durante todo el año puedes colaborar con Obras Misionales Pontificias

18/10/16

CARTAS DESDE AHITÍ


Nos ha costado, pues la situación en Haití es desoladora, pero al fin hemos podido contactar con nuestras misioneras.

Os hacemos llegar sus cartas llenas de dureza y esperanza.

“Desde Haití, gracias por vuestra saludo y recuerdo.

Como bien sabéis por las noticias, el ciclón nos atacó fuertemente y la situación es desoladora. La parte sur del país es irreconocible. No hay casa de los pobres que haya quedado en pie. Al verlo uno no puede pasar sin llorar. No tienen nada y, como dicen ellos: se lo llevó todo, sólo queda la esperanza de que Dios nos ayude a salir de esta situación.

Gracias a dios la ayuda humanitaria va llegando. Lo importante es que llegue a donde tiene que llegar, ya que la comunicación es difícil debido a la destrucción de puentes y caminos.

Desgraciadamente la situación ha desarrollado un brote grande de cólera, ya han muerto más de 100 personas y hay muchísimas afectadas.

El Señor nos dará fuerzas para seguir haciendo todo lo que podamos por esta pobre gente que tanto sufre, José María ya conoce .

Un abrazo fuerte para todos. Vuestro apoyo nos estimula a seguir adelante.

Sor Pilar Pascual ”


“Hola amigos de la Delegación de Misiones. Muchas gracias por vuestra atención y cercanía.

No me extraña que no podáis contactar, pues ni dentro del país hemos podido hacerlo hasta hace unos días.

El huracán ha pasado fuertemente por las provincias del sur: Jeremí, Nippes, Okay, Grand Anse, y ha arrasado todo. Miles de personas se han quedado sin nada y el agua está por todos sitios. Las casas que resistieron están sin tejado pues el viento se lo llevó. Sin ropa y sin agua los casos de cólera empiezan a aumentar. Es una situación increíble para miles de personas.

La solidaridad de muchos países está llegando y es algo bonito, necesario también.

Yo estoy en otra zona y el huracán no nos ha tocado de lleno. Con el SJM (Servicio Jesuita a Migrantes) donde colaboramos, estamos viendo cómo podemos intervenir.

Bueno amigos, de nuevo gracias y continuamos unidos en la oración y en la Misión.

Piedad Aldaz ”