• ADVIENTO MISIONERO


    Recursos para vivir el Adviento en clave misionera
  • SEMBRADORES DE ESTRELLAS


    Sé misionero y anuncia que Jesús nace para todos
  • SUSCRÍBETE A GESTO


    ¡Hagamos de los niños de hoy personas que quieran amar!
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

29/10/13

Memoria Octubre Misionero 2013




 
 
Octubre Misionero no podía empezar de otra manera… orando por las misiones con nuestros misioneros en el IV Encuentro Misión y Cotemplación.





Pinchar en la imagen para agrandar
Este año se escogió como lugares de  oración el Monasterio de Sta. Teresita de Lisieux, Carmelitas de Donamaría; y el Monasterio de los Ángeles, Clarisas de Arizcun.

La mañana empezó con una Eucaristía en el Monasterio de las Carmelitas de Donamaría, seguida del testimonio de las hermanas sobre la vida de Sta. Teresita de Lisieux. Nos hicieron sentir como en casa y nos trataron con cariño de hermanas.         
 
Eucaristía, oración y testimonio, dieron paso a un almuerzo que fue reflejo de fiesta compartida, haciendo de la despedida una preparación para el reencuentro.

Dios, que habla constantemente, nos salió al paso durante la visita al Señorío de Bértiz, dejándonos sorprender a través una naturaleza que silenciosamente cantaba las grandezas de la creación, y del Creador. Es hermoso saberse criatura de esa manera.

Todos fuimos testigos que se puede contemplar sin prisa “pero sin pausa”.

Para retomar fuerzas, comida fraterna en Erratzu, acogidos por Juan Zabala, sacerdote, amigo y guía entusiasmado de la iglesia del lugar.

La tarde y el paisaje pedían caminar pero las distancias lo hicieron imposible. Los autobuses nos hicieron peregrinos modernos y contemplativos sobre ruedas, en medio de un paisaje verde y frondoso, de camino hacia la siguiente cita: el Monasterio de las Clarisas de Arizcun.
Oración de vísperas, testimonio, sencillez y recogimiento por todas partes.
Las hermanas nos abrieron las puertas de su casa y nos regalaron su  espiritualidad y la alegría contagiosa de quien vive en Dios. El punto final…  una merienda que no pudo ser tal, pues fue más bien cena. Cantos con guitarra en mano auguraban una despedida igual que la del encuentro del año pasado… con ganas de más.
La vuelta a casa pedía silencio para “posarlo” todo, y preparar el corazón para la siguiente fiesta: el DOMUND. Pero la alegría se impuso… y es que el corazón también sabe orar entre canciones y momentos compartidos con el de al lado.
 Imágenes del Encuentro