• SEMANA ESPAÑOLA DE MISIONOLOGÍA


    "Misión y redes" Burgos del 2 al 5 de julio de 2018
  • CURSO DE VERANO DE MISIONOLOGÍA 2018


    "El Espíritu nos impulsa por los caminos de la Misión" Segovia del 25 al 30 de junio
  • MENSAJE JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES 2018


    “Con los jóvenes, llevemos el Evangelio a todos” Francisco - DOMUND 2018
  • Guía Compartir la Misión 2018


    Propuestas de voluntariado misionero para jóvenes
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes
  • GESTO


    Revista misionera para los niños
  • REVISTA MISIONEROS


    Revista misionera para adultos que recoge la actualidad misionera de la Iglesia

12/2/13

GRACIAS SANTO PADRE...


Acaba de sorprender a toda la Iglesia Católica y a todo el mundo la noticia de la renuncia del papa Benedicto XVI a la Sede Romana a partir del 28 de febrero. 

Benedicto XVI ha sido un Papa valiente, emprendedor y ahora, con este gesto, se puede decir con razón que profundamente humilde. Así se presentó en el momento de su elección, como un “humilde trabajador de la viña del Señor”; así ha sido todo su pontificado y así ha querido que sea el final del mismo. 

Desde Obras Misionales Pontificias de España queremos agradecer al Papa el ministerio que ha ejercido en favor de toda la Iglesia, el impulso que le ha dado y su espíritu misionero. Sin grandes declaraciones, ni mucho alarde, el Papa Benedicto XVI ha dejado muy marcado a la Iglesia el camino que debe seguir en este inicio del siglo XXI: el trabajo constante, callado, humilde, cotidiano… para vivir la fe en Cristo, presente en su Palabra y en los sacramentos, especialmente la Eucaristía, que nos lleve a los cristianos a una nueva evangelización y a un nuevo impulso de la misión ad gentes

Nos unimos a la oración de todos los fieles para que este nuevo periodo que se abre ante la Iglesia, de la mano del magisterio y del testimonio de Benedicto XVI, sea de un inmenso fruto misionero para que la Iglesia haga presente la palabra del Evangelio y los signos del reino de Dios en todo el mundo y a todos los hombres.